viernes, 29 de julio de 2011

;)

Con el tiempo te das cuenta de que ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos y que hay gente intermedia.
Yo, últimamente, entre un viaje y otro me ha dado por espabilarme, abrir los ojos y, sobretodo, aprender que no se pueden tener a las personas en unos pedestales tan altos porque, en cuanto menos te lo esperas, se caen.
Pero lo que pasa es que no duele el golpe, sino la persona que te lo da.
En fin... la vida sigue, y aunque esté acostumbrada a caerme, me seguiré levantando.
:)

2 comentarios:

  1. Y aquí estaremos nosotros para ayudarte siempre que lo necesites.

    ResponderEliminar
  2. Por lo menos sé que cuento con vosotros, sí.
    Gracias :)

    ResponderEliminar